Select Page

Análisis: Resident Evil Zero

Score 75%

Bienvenidos y bienvenidas a resident evil zero.

Hoy hablaremos de la precuela encargada de expandir el origen de la famosa saga de zombies de Capcom. Me gustaría empezar con un Resident Evil por dos motivos. Primero, porque el reciente lanzamiento de Resident Evil 2 Remake ha hecho que me proponga rejugar la saga completa este año, y el segundo y más importante, porque jugar al original en la primera Playstation marcó un antes y un después en mi afición por los videojuegos. Eso si, esa historia la dejo para cuando toque hablar del Remake del original.

Como es el primer análisis que hago aquí, antes de continuar quiero intentar que entendáis un poco mejor mi forma de ver los juegos. Una de las cosas que siempre he tenido clara a la hora de jugar, es que no siempre hace falta brillar para dejar marca. Por eso, nunca me ha importado que un juego tenga limitaciones si en conjunto es capaz de ofrecer una experiencia satisfactoria, y nunca ha hecho falta que un videojuego haga un gran despliegue técnico para engancharme. Con esto quiero decir que incluso cuando jugué por primera vez al Resident Evil original, tenía claro que técnicamente estaba lejos de ser de los mejores y que jugablemente tenía ciertas carencias. En cambio, su ambientación, su atmosfera, y la diferencia en cuanto a información disponible al enfrentarse a cualquier survival horror de hoy en día, consiguieron que la experiencia me embriagase como muy pocas lo han hecho hasta ahora.

En una época en la que podía consumir juegos con cuenta gotas, decidir comprar cualquiera de ellos suponía pasar meses jugando y exprimiendo el mismo título. Por eso, pese a ser muy ingenuo en la mayoría de aspectos por la edad, muy pocos han aguantado el paso del tiempo con nota. 

Fran Lionheart

Resident Evil Zero puede ser la entrega que mejor define mi relación con la saga completa, aunque para que comprendáis mejor esto primero tengo que explicar mi visión del conjunto. Siempre que hablo de Resident Evil, me declaro fan de las cuatro primeras entregas numeradas, mientras que no tanto de las siguentes y/o spin-offs. Resident Evil Zero forma parte del conjunto de entregas que me gustan, pero dentro de ellas representa lo mejor y lo peor de ese grupo de juegos. Tenemos el sistema de control original, el intercambio y la cooperación entre personajes, el backtracking, las limitaciónes del inventario, la ambientación de la primera entrega… pero ¿cómo queda el conjunto?

Empecemos por el principio…

El modo historia de Resident Evil Zero comienza poniendonos a los mandos de Rebecca Chambers, un miembro del equipo ‘Bravo’ perteneciente al cuerpo especial de policía llamado S.T.A.R.S. Nada más empezar veremos nuestra llegada en helicoptero a las montañas Arklay, y aunque nuestro primer objetivo parece el de investigar un accidente, rápidamente nos veremos envueltos en una obligada huida hacia delante por todos los horrores que descubriremos.

Tras refugiarnos en un tren de los peligros del bosque vistos en el vídeo de introducción, por fin estaremos a los mandos de Rebecca. Lo primero que podemos ver es que, pese a lanzarse años después de la primera entrega, los controles y mecánicas originales se han respetado y mantenido intactos. Resident Evil Zero es una precuela totalmente continuista del título original, ya que mantiene todos los recursos ya vistos en la saga, cargas entre estancias, puntos de guardado fijos, limitación de inventario, vista en tercera persona con cámaras fijas…

Para encontrar la principal novedad que introduce esta entrega sólo tendremos que avanzar unos pocos minutos, ya que será cuando conozcamos al otro protagonista del argumento principal, un militar condenado llamado Billy Coen, cuando manejemos por primera vez en la saga a dos personajes simultáneamente. Pese a que en varias entregas nos habíamos visto obligados a colaborar con otros personajes, estos siempre habían sido no manejables. En cambio, en Resident Evil Zero debemos utilizar a los dos protagonistas de forma simultánea, pudiendo elegir si queremos que nos siga, su predisposición al combate y cambiando el control en tiempo real entre ellos para resolver ciertas situaciones. Por primera vez en la saga, tenemos dos protagonistas y una sola campaña.

Bajo mi punto de vista y aunque la idea es buena, la ejecución no lo es tanto. Para empezar, porque creo que su implementación no consigue lo que busca, la IA es muy floja y los combates en espacios reducidos con los dos personajes son horrorosos. La mayoría de las veces prefieres que tu compañero se mantenga lo más al margen posible. Para continuar, porque se abusa demasiado de los mismos problemas, haciendo que la mayor parte del tiempo la pasemos pensando que objetos llevará cada personaje y cuales de ellos vamos arrastrando por el mapa. Digo arrastrando porque muchas veces nos veremos obligados a dejarlos en el suelo por falta de espacio, y lo peor, sin saber si los necesitaremos tiempo después. Para terminar, lo que para mi es más doloroso ya que por la novedad podría ser su gran virtud. Los puzzles que aprovechan esta mecánica para su resolución son poco exigentes, algo forzados y repetitivos.

Reconozco que no soy muy fan de los survival horror en los que otros personajes manejados mediante IA nos acompañan, ya que en la mayoría en los que estos pueden ser heridos, el personaje secundario se convierte en una carga mal interpretada. En la mayoría de los juegos que se utiliza este recurso la IA acaba no estando a la altura, haciendo que la dificultad añadida de manejar dos personajes dependa del azar y no de nuestra habilidad con el mando como debería. 

Volviendo a la historia principal, nos deja una de cal y otra de arena. Por un lado, nos mostrará algunos de los enemigos especiales más olvidables de las cuatro primeras entregas. Por el otro, con el desarrollo de su argumento veremos desfilar a varios de los personajes más conocidos de la saga, como el capitán de los S.T.A.R.S Albert Wesker, o el ciéntifico responsable del virus-G William Birkin.

En las primeras entregas de la saga Resident Evil el mapeado ha sido un pilar básico de su desarrollo, tanto por su diseño como por sus localizaciones. Estoy seguro de que cualquiera que las haya jugado recordará la mansión Spencer o la comisaría de policía de Raccoon City. Sin embargo, en esta precuela volvemos a tener dos caras. Mientras que el diseño mantiene el gran nivel esperado, ofreciéndonos un mapa conectado que nos obligará a regresar y recorrer sus pasillos en varias ocasiones. Sus localizaciones, obviando el centro de formación, son demasiado genéricas. Un tren con pocas estancias, una planta depuradora sin demasiados detalles, un laboratorio similar los anteriores…

Manteniendo esa misma línea pero cambiando de tema tenemos el apartado sonoro, que es junto al control, el aspecto más continuista del conjunto. La banda sonora y los efectos de audio se mantienen fiel a la saga, incluyendo versiones casi identicas a lo visto en las primeras entregas. En conjunto cumple, pero con el tiempo que le separa de los anteriores, una revisión en los efectos de audio haría que algunos de ellos no sonasen tan artificiales y desfasados. 

Supongo que muchos ya os estaréis haciendo una idea de lo que significa la impresión que comentaba que me causaba esta entrega al principio del texto. Con Resident Evil Zero tengo la misma sensación de amor/odio que me produce la saga completa. Algunas de sus características, y/o entregas, son capaces de engancharme y de que me apetezca volver a jugar cada cierto tiempo. Otras, llegan a desvirtuar la sensación que me deja jugar a un Resident Evil, convirtiéndolo en un juego tosco con mecánicas y situaciones forzadas.

Cada partida que juguemos a los mandos de Rebecca y Billy viviremos algunas situaciones que se nos harán pesadas, pero en conjunto consigue como las mejores entregas recordar lo que para mí significa Resident Evil. Esto último lo entenderán mejor quienes hayan experimentado la sensación de satisfacción que produce terminar ciertos títulos. 

Notas:

75%

Resumen Resident Evil Zero puede ser un buen comienzo para los que se quieran iniciar en la saga, ya que comparte virtudes con las que bajo mi punto de vista son las mejores entregas. Disfrutaremos de sus mejores características como la ambientación, el diseño del mapa, la banda sonora... pero a la vez, no podemos obviar que algunas mecánicas pueden acusar el paso del tiempo si las ponemos bajo el foco de jugadores experimentados. Su argumento, con detalles curiosos pero sin sorpresas ni peso en el desarrollo de la saga, hace que algunos elementos principales pasen por la pantalla sin dejar huella. En conjunto, la experiencia merecerá la pena si somos fans de las primeras entregas de la saga o nos gustan los survival horror con sabor añejo.

Apartado Técnico
75%
Apartado Sonoro
75%
Jugabilidad
70%
Argumento y ambientación.
80%

Autor

Fran Lionheart

Me conocen como Fran Lionheart, tengo 32 años, me gano la vida como arquitecto/desarrollador de software, y siempre que puedo juego. Con estos datos, creo que ya podéis considerarme uno de esos adultos que sigue jugando, algo de lo que estoy muy orgulloso pese a la mala prensa que tiene. De una forma u otra, los juegos siempre han sido una parte muy importante de mi vida, y ya sea por afición o por trabajo, de lo que estoy seguro es de que siempre me han ayudado.